URBANISMO, MEDIO AMBIENTE, AGRICULTURA, PARQUES Y JARDINES, LIMPIEZA VIARIA

PROGRAMA DE INTERVENCIÓN ASISTIDA CON ANIMALES DE COMPAÑÍA PARA VÍCTIMAS DE VIOLENCIA DE GÉNERO

Propuestas | Creado por Jen | 14-12-2017 | en URBANISMO, MEDIO AMBIENTE, AGRICULTURA, PARQUES Y JARDINES, LIMPIEZA VIARIA | Con Código: PGEF9B9A

En la actualidad, nuestro país cuenta con numerosos y consolidados programas de Terapia y Educación Asistida por Animales de compañía también llamadas Intervenciones Asistidas con Animales de compañía (IAA) en los que se están obteniendo resultados muy beneficiosos en todos los ámbitos en los que se aplica: Gente mayor, niños, discapacitados e internos en centros penitenciarios (La American Human Association lleva a cabo intervenciones con ancianos con trastornos psíquicos, ABS Bordeta, en Lleida tiene uno de los programas más novedosos sobre ensayos clínicos con una población con deterioro cognitivo, El Centro Penitenciario El Dueso y el de la Moraleja trabajan con animales de compañía, etc). El factor fundamental de estos beneficios se debe principalmente al efecto evidenciado científicamente que tienen en los pacientes, ya que trabajar con animales de compañía proporciona efectos positivos tanto a nivel físico: reducción de la ansiedad y de la presión arterial, así como en el terreno emocional: aumento de la autoestima, del sentimiento de responsabilidad y de protección.

Desde las ciencias psicosociales y la criminología se plantea la utilidad de dichos programas puesto que los beneficios obtenidos encajan muy bien con los objetivos que persiguen las actuales terapias para víctimas de violencia de género, puesto que interviene en elementos fundamentales en los que las terapias con este grupo poblacional se fijan como objetivos ante el bloqueo emocional: mejorar los niveles de una muy baja autoestima y aislamiento social, reducir posibles estados depresivos, de alto estrés, ansiedad y desorientación. A su vez la dependencia y el sometimiento sufrido las coloca en una posición de indecisión, por ello aumentar el dominio en la toma de decisiones respecto a si misma y a la propia pareja también se consideraría como objetivo.

Este tipo de secuelas psicológicas que deja el maltrato son elementos en los que intervienen las actuales terapias con animales de compañía. Y por ello creemos adecuado iniciar un protocolo de colaboración en que se puedan desarrollar intervenciones de apoyo este tipo de víctimas, puesto que los elementos en los que se trabaja son los mismos que la intervención con animales domésticos puede desarrollar. Además hay que advertir de otro potente efecto que se pretende solventar mediante la conjunción de estos dos tipos de entidades que es la Adherencia al tratamiento, ya que cuando se trabaja con el colectivo de víctimas de violencia de género solemos encontrar una baja adherencia al tratamiento, ya que en muchos casos cuesta que la propia víctima decida abandonar el círculo de la violencia de pareja y mantener el contacto con el equipo terapéutico. Sin embargo, las intervenciones con animales han conseguido en todos los ámbitos de aplicación facilitar la adherencia al tratamiento que en muchos casos no se conseguía con otro tipo de terapias y conseguir que los pacientes sigan asistiendo a las sesiones de terapia y mantengan el cambio positivo respecto a la misma. Ese factor, en el campo interventivo de la violencia de pareja, se torna tremendamente útil puesto que asegura el mantenimiento de la víctima en el programa de asistencia y terapia y a su vez refuerza la voluntad de cambio y desistimiento de volver con la pareja maltratadora.

Por otra parte España, es el país en el que se producen más abandonos de animales domésticos con una media de 400 abandonos al día. En 2014, según datos del estudio sobre abandono de la Fundación Affinity (2015) se produjeron más de 140.000 abandonos.En este sentido, Nuria Querol, Directora del GEVHA y del Prog. Mujeres-Animales del Centro de Atención Primaria de Sant Cugat-Valldoreig, mostró uno de los estudios más importantes en el campo de la violencia doméstica que revela que un 86% de las mujeres maltratadas que acudían a un hogar de acogida relataba episodios de crueldad hacia los animales.

Es importante, por tanto, que estos centros acojan temporalmente a los animales de compañía ya que se ha demostrado que la preocupación de las mujeres maltratadas por su mascota retrasa o anula la decisión de trasladarse a un centro de acogida. El proyecto que se pretende implantar y llevar a cabo constaría de dos fases diferenciadas:


1).- Se debe llevar a cabo un protocolo de actuación/colaboración entre las entidades que atienden a las víctimas de violencia de pareja y aquellas entidades protectoras de animales domésticos.Para ello, previamente la persona/s encargadas del proyecto se pondrán en contacto en el caso de Almoradi con ABADAL y Alma Peluda para analiza tanto la situación de las entidades como las posibilidades de colaboración (plantear la forma en la que llevar a cabo la terapia tomando como base otro tipo de terapias llevadas a cabo en España y en otros países, aprovechando aquellas técnicas que puedan ser adecuadas para implementar con el tipo de víctima a la que se destina). Una vez realizado esto, se llevará a cabo la redacción de un protocolo de actuación a nivel municipal entre administración, entidades y personal asignado o profesional especializado.


2). Una vez redactado el protocolo, consistirá en llevar a cabo de forma experimental una primera tanda de intervenciones piloto con las que observar el funcionamiento y en base a ello elaborar un informe en el que se analicen las carencias, errores o mejoras que se observen a raíz de la práctica real.El número de terapias individuales que se llevará a cabo en esta fase experimental dependerá de la disponibilidad logística que tenga cada entidad y el grado de implicación que se consiga.

La Concejalia de Protección animal seleccionará a un o varios profesionales con formación especializada en intervención victimológica, puesto que tiene las competencias adecuadas para asesorar en la aplicación de terapias e intervenciones a víctimas, a recabar la información, ponerse en contacto con las diferentes entidades de asistencia a víctimas y protectoras de animales. A pesar de ello, el desarrollo efectivo de la terapia tendría que llevarse a cabo por miembros especializado en cada ámbito como son los terapeutas especializados de las entidades de acogida de víctimas de violencia de pareja y de los responsables de los centros de protección de animales domésticos.

Esta iniciativa parte de la Concejalia de Protección Animal con la colaboración de la concejalia de Igualdad

Colectivos: No aplica
Distritos: No aplica
Barrios: No aplica

Emplazamiento concreto

protección animal

Comentarios